miércoles, 8 de mayo de 2013

Las voces de tu voz






 Uff!! despues de varios lustros regreso, 3 meses sin publicar!!! pero he de confesar que no me aparté de la poesia.
Hace dos días hice este poema y quiero compartirlo.







Así te deslizas, en el pudiente manglar de hidrógeno,

así nomás enervando el bermellón con el que miras.

Va escurriendo un arroyo sobre tu volátil lírica

como una caída de arándanos encarecidos de milagros.



Y yo me decanto hacía al adagio sideral,

me escapo moroso con tus recitales purpuras,

suben parvadas silbantes, fogones tiznando agüeros

cual hipérbola emancipando almíbar imperecedero.



Me voy con tu voz ciñendo el profuso nocturno,

desgarrando velos invisibles.

Eufonía septentrional a estrofas tabica

en el áureo palco de mis pies.

Nos vamos con interjecciones aguzadas,

siguiendo el falsete de tus esdrújulas atonas,

liviandad tropical liquida

que acaricia los poros de mi piel

y desploma el inane vicio del silencio.



Y es que tu voz es amaranto coercitivo,

soya proteica que desarrolla mis afinidades.

Ojala las hojas pardas cerquen tu cuello,

collar natura, simbiosis jamaica

y fluya la fragancia del Jacinto

sobre la moción de tus piernas

esas que desgastas caminando

y no quieren partir de mí

 cuando el día termina.



Es mi cumpleaños

cada que te apareces espabilando la sonrisa,

placebo acantilado que engaña mi aburrimiento,

crisálida de alegría que nace al saberte cerca.



Tu voz me da boletos de viaje sin retorno

a este latir de tempestades, a este bullir trepidante.



En ti he visto el octavo tono musical

yo soy el pentágrama que lo atrae

y hace en los teatros florales;

pasivo al viento

con los bemoles de tu vientre extasiado.



Fuiste la ganadora en la isla de los sonidos,

tu voz se parece a la lira recién bruñida               

se parece al timbre de las buenas noticias

se parece al olor irresistible de la arena mojada.



Es tu voz un suero que repone mis oídos cansados

miles de millones de hembras con voces

y la tuya, solo la tuya

es la ganzúa que abre la caja fuerte de mi felicidad.